Español
  • Facebook
  • Twitter
  • Google
  • Linkedin

Blog

Si vamos a perder, que sea el miedo de arriesgarnos a intentarlo una vez más

18 05, 2016

El otro día veía una película sentada en el sofá de mi casa. Éramos yo, mi manta y la televisión, nada ni nadie más.

Había tenido una semana muy mala, en la que me habían sucedido muchas cosas desagradables y difíciles. En esa semana había sentido ganas de llorar y gritar, y necesitaba sacar todo eso fuera de mí.

Sentía que me ahogaba y que no podía, que no era capaz de hacerlo… Pero como suele sucederme después de expresar mis emociones y con el paso de las horas ese sentimiento ya no era tan fuerte. Y aunque aun me sentía un poco decaída podía seguir más o menos con mí día a día.

Como decía, estaba viendo una película, no una de esas que llegan lejos y quedan en la historia cinematográfica como grandes películas. No, una de esas de “domingo” como yo las llamo. Esas que te gustan pero que si las ves una vez ya es suficiente. Allí estaba cuando de repente sonó una canción. Me sentí identificada desde la primera frase:

Me siento destrozada, a punto de caer. Pero hay algo muy fuerte en alguna parte dentro de mí. Sé que he caído pero también sé que lograré levantarme de nuevo. Aún no es mi momento, no cuentes conmigo para quedarte en la caída.

Hay sucesos y situaciones de la vida que nos hacen llorar, que nos empujan y presionan hasta estar a punto de rompernos. Pero no podemos quedarnos parados… ¡Yo al menos no quiero! Así que no podemos aceptar quedarnos allí. Tenemos que volver a ponernos de pie. Porque la vida, no termina con un error, un fracaso o una dificultad. Podemos elegir ser conscientes, conocer nuestros valores, aceptarnos, renacer, crecer y evolucionar.

Pueden decirnos que no podemos, que ya no servimos, que siempre respondemos ante las situaciones del mismo modo… Por decirnos nos pueden decir muchas cosas y puestos a poder, podemos elegir no quedarnos con eso, no conformarnos. No tenemos que detenernos por un rechazo, un error o una caída. El momento en el que estamos y como somos no es nuestra última versión. Yo hace tiempo que elegí cambiar, luchar, avanzar y aprender de mis fracasos ya que estos son los que me empujan a mejorar y crecer.

Aunque ahora esté viviendo momentos difíciles, puedo con estos retos y sé que conseguiré llegar a la cima. Creo en mí, soy capaz y aún no soy mi “última versión”.

Al fin y al cabo, solo tenemos que demostrarnos a nosotros mismos que podemos, que somos capaces de hacer mucho más, que no estamos estancados y que esto no es el final. Quizás no consigamos todo lo que queremos pero seguro que mucho más de lo que pensábamos o de lo que nos creíamos capaces.

Lo que diferencia a las personas que viven la vida hacia adelante, es su capacidad de aprendizaje y de dar pasos hacia una dirección. Una vez leí una frase que decía: “Cuando tropiezas, si no caes, al menos avanzas un poco más rápido hacia adelante”

Así pues, como bien dice Carlos Hope (@carloshopesix): El dolor, como todo, también tiene fecha de caducidad. Requiere tiempo y esfuerzo. Hay que saber cerrar puertas y sobre todo, quererse mucho a uno mismo. El mundo está lleno de personas que nos quieren tal cual somos, pero debes empezar por quererte a ti. No dejes que nada ni nadie se interponga en tu camino hacia la felicidad. No te pierdas a ti, buscando algo que se fue. Aparta de tu vida lo que no te aporta positividad y empieza de nuevo. Ahí fuera, todo es magia. Solo tienes que saber verla…”

Compartir

Información de contacto

Ponemos a su disposición asesoramiento psicológico puntual por vía telefónica, presencial u online. Puede llenar el siguiente formulario, el cual es totalmente confidencial y será dirigido a un profesional de nuestro equipo.

* campo requerido

C/ Argentona, nº 21, 08024 - Barcelona